El hierro es un mineral de vital importancia para nuestro organismo y asegurar su aporte cada día a través de la dieta es indispensable para gozar de una óptima salid. En Coliseum encontrarás los suplementos de hierro de mayor calidad con un 10% de descuento.

Filtros activos

  • Marca: TEGOR

¿Qué es y en qué alimentos son ricos en hierro?

El hierro es un oligoelemento, un mineral que se encuentra en nuestro organismo en poca cantidad, pero que debemos proporcionar a nuestro cuerpo para que éste pueda llevar a cabo funciones vitales y evitar patologías que aparecen a causa de un déficit.

Hay dos tipos de hierro, el hemo y el no-hemo. El hierro hemo se encuentra en los alimentos de origen animal como hígado, morcillas, mejillones, las sardinas, la ternera o el pollo. Este tipo de hierro, aunque se encuentra en menor cantidad, al ser orgánico, tiene una mayor absorción en nuestro organismo.

Por otra parte, los alimentos de origen vegetal nos proporcionan el hierro inorgánico o no-hemo. Buenas fuentes de esta forma de hierro son el alga dulse, alga espirulina, semillas de sésamo y de girasol, germen de trigo, quinoa, espinacas, garbanzos, lentejas, alubias, tofu y albaricoques secos, entre otros. Para mejorar la absorción del hierro vegetal, es importante añadir una fuente de vitamina C al plato, como por ejemplo una ensalada de garbanzos con pimiento rojo crudo y un cítrico de postre. También hay factores que pueden dificultar nuestra capacidad para absorber el hierro no-hemo, como los antiácidos, el café, el cacao, el té o el vino tinto.

¿Qué funciones tiene el hierro y cuánto se necesita?

El hierro se encarga de transportar oxígeno por la sangre y de proporcionárselo al músculo. Es uno de los factores involucrados en la respiración celular. Por tanto, es indispensable para la vida.

Los hombres adultos necesitan alrededor de 9 mg al día de este mineral, mientras que las mujeres, debido a las pérdidas de sangre durante la menstruación, necesitan más cantidad para reponer las reservas, alrededor de 18 mg al día.

¿Qué ocurre si no hay suficiente hierro? ¿Y si hay demasiado?

Aparte de la ingesta de hierro de los alimentos, hay otros factores que condicionan su absorción y almacenaje. Ciertas enfermedades parasitarias, pérdidas de sangre debidas a hemorragias, patologías gastrointestinales como úlceras o celiaquía o por menstruación, así como la radioterapia pueden afectar a nuestros niveles de hierro.

Una deficiencia de hierro causa anemia ferropénica, que se caracteriza por un bajo número de glóbulos rojos. Cursa con síntomas como palidez, cansancio, debilidad, confusión y falta de aire. Si no se trata, puede llegar a causar arritmias cardíacas, complicaciones durante el embarazo y hasta un retraso en el crecimiento en niños. Aparte de la anemia, un déficit de hierro puede causar disfunción del tejido nervioso, del sistema inmunológico y del sistema muscular.

Pero un exceso de hierro también es posible. Esto causaría patologías hepáticas como cirrosis y pancreáticas como la diabetes y afectar a las gónadas causando impotencia.

Recomendación de Farmacia Coliseum

Si crees que podrías tener una deficiencia de hierro, recomendamos que primero pidas una analítica para confirmarlo antes de empezar una suplementación. Si lo necesitaras, en Coliseum disponemos de los suplementos de mayor calidad de hierro en distintas formas y dosis.

Para cualquier duda, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro correo electrónico, teléfono, WhatsApp o en nuestra oficina de farmacia.

keyboard_arrow_down Seguir leyendo