PREBIÓTICOS / PROBIÓTICOS

Los prebióticos y probióticos son suplementos que mejoran o favorecen el crecimiento de bacterias en nuestro intestino, con el objetivo de mejorar nuestra salud. En las terapias naturales siempre se habla de mantener un equilibrio con nuestra microbiota o flora intestinal, siendo una relación simbiótica positiva para nosotros y para ellos, si la respetamos y la cuidamos. 

¿Qué son los prebióticos / probióticos y que propiedades tienen?

En cuanto a estos dos términos, suele haber bastante confusión. En sus inicios hacia los años 60, la palabra próbiotico englobaba las dos definiciones, haciendo referencia a sustancias y microorganismos que ayudan a repoblar la flora bacteriana. Con el desarrollo y estudio de este campo, se dividió en dos esta definición, dando paso así a los prebióticos y los probióticos. De esta forma, un prebiótico hace referencia a las sustancias que ayudan al crecimiento de las bacterias en el intestino, en cambio un probiótico es un producto basado en bacterias vivas o  revivificables, con el que buscaremos su implantación en la mucosa y su posterior multiplicación. Así, son suplementos que nos interesará habitualmente administrarlos en conjunto, aunque hay matices sobre el uso de uno o de otro. Véamoslo con un poco más de detalle.

Probióticos

Entendemos por probióticos a aquellos microorganismos vivos (bacterias o levaduras) que, al ser ingeridos en cantidad adecuada, producen un efecto positivo en la salud del huésped al contribuir al equilibrio de la flora intestinal y potenciar el sistema inmunitario. Los microorganismos probióticos facilitan la digestión gracias a su acción acidificante sobre el tubo digestivo, mediada principalmente por el ácido láctico. Por otro lado, frenan la producción de otras bacterias de la flora intestinal que producen toxinas, o que intervienen en el proceso de putrefacción.

Para que un organismo pueda ser catalogado como probiótico debe haber sido previamente tipificado y estudiado correctamente y su seguridad, verificada. Solo así podremos conocer sus beneficios y dosificación, así como las situaciones o enfermedades en las que ha demostrado ser de utilidad, con la total tranquilidad de que su efecto en el organismo no va a ser perjudicial.

Efectos beneficiosos

Sus efectos beneficios son múltiples y están más que contrastados. Destacamos:

• Protección frente a bacterias patógenas por la producción de bacteriocinas que actúan como antibióticos, así como la diarrea inducida por Rotavirus.
• Regulación de la función digestiva aumentando la digestibilidad de la leche y la tolerancia a la lactosa y proteínas (en el colon, las bifidobacterias viven en un medio sin oxígeno, alimentándose en particular de lactosa, que descomponen y fermentan facilitando así la digestión de la leche).
• Actividad inmunitaria moduladora y de prevención de la alergia a macromoléculas.
• Actividad antitumoral. Los probióticos disminuyen ciertas enzimas microbianas en la masa fecal, tales como beta-glucuronidasa, betaglucosidasa, nitrorreductasa y ureasa, que se relacionan con la activación metabólica de mutágenos y carcinógenos, con lo cual desciende la capacidad mutagénica en los individuos alimentados con estos complementos.
• En el caso de la tercera edad, los probióticos o prebióticos mejoran la actividad lactásica y favorecen una composición equilibrada de la flora intestinal.

Prebióticos

Los prebióticos son un tipo de fibra dietética capaz de actuar como sustrato trófico específico para los probióticos. En otras palabras, los prebióticos son el alimento que estimula el crecimiento y la actividad de la microflora intestinal. Esta fibra es fermentada por las bacterias del colon produciendo ácidos grasos de cadena corta como el butirato, principal sustrato energético de los colonocitos, que promueven la absorción de minerales, en particular del calcio y el magnesio.

Los prebióticos más conocidos y utilizados son los fructanos o fructooligosacáridos (FOS), entre los que destacan la inulina y los galactooligosacáridos (GOS) y en menor medida la pectina y las gomas. Se encuentran en múltiples vegetales, pero en ocasiones es necesario un aporte extra. A parte del efecto del que hablamos aquí, también tienen otros beneficios: disminuyen el índice glucémico de los hidratos de carbono ingeridos, reducen la absorción de grasas, y regulan el tránsito intestinal. De esta forma serán muy beneficiosos en diabetes mellitus de tipo 2, exceso de peso, y estreñimiento. Habrá que tener en cuenta que como efecto adverso se dará un posible aumento de las flatulencias e hinchazón abdominal, teniendo que consumirlos de forma ascendente en el tiempo, y pudiendo regular su consumo según la aparición de estos.

Efectos beneficiosos

En general, la actividad bifinógena in vivo de los oligosacáridos y la modificación de la actividad enzimática bacteriana les otorga una serie de efectos beneficiosos que permiten pensar en diversas aplicaciones:

• Control del estreñimiento por el aumento de la masa fecal y los posibles efectos sobre la motilidad intestinal.
• Supresión de diarrea, en particular la asociada a infecciones intestinales.
• Reducción del riesgo de osteoporosis derivado del aumento de biodisponibilidad del calcio junto con otros cambios fisiológicos que repercuten positivamente en la densidad y masa ósea.
• Disminución del riesgo de obesidad, en especial la relacionada con la diabetes tipo 2, reducción de ateroesclerosis y enfermedades cardiovasculares relacionadas con dislipidemia, en particular hipertrigliceridemia y resistencia a insulina.
• Reducción de la incidencia de cáncer de colon.

Mejora del estado intestinal

Un desequilibrio en nuestra población bacteriana intestinal, comportará problemas no solo localizados en el sistema digestivo, como la diarrea, si no que alcanzarán todo el organismo.  Casi siempre tendrán que ver con nuestro sistema inmune, causando o agravando infecciones diversas, y enfermedades con un factor autoinmune como la dermatitis, el intestino irritable, o la colitis ulcerosa. Así el mantenimiento de una flora sana, se traducirá en la mejora de estos estados, disminuyendo los síntomas y acortando el proceso de curación.

Combate la diarrea y múltiples problemas de salud

Respecto a los probióticos hay un mundo de posibilidades, ya que las cepas bacterianas que se usan con fines sanitarios son muy numerosas. En todo caso, los más usados son los fermentos lácticos, como los bifidus o los lactobacillus. Su eficacia está demostrada en múltiples patologías, siendo las principales:

• Prevención diarrea en tratamiento antibiótico
• Prevención eccemas de la dermatitis atópica, usándolos en embarazo y lactancia
• Mejora del sistema inmune
• Mejora global en síndrome intestino irritable
• Mejora brotes colitis ulcerosa
• Prevención caries dental

Así, los múltiples usos de los probóticos y prebióticos y su eficacia contrastada, hace que sean unas herramientas básicas para nuestra salud. Su consumo cada vez es más frecuente y más aceptado, mejorando la calidad de vida de muchísimas personas en el mundo de una forma respetuosa con nuestro organismo. De este modo, piensen en estos productos con cualquier problema asociado y no duden en consultar con su profesional de la salud de confianza si quieren empezar un tratamiento con ellos.

Buscador de homeopatía simple


Filtro

Catálogo