TRASTORNOS RESPIRATORIOS

Los trastornos respiratorios agrupan múltiples patologías que afectaran a nuestra vida diaria de forma muy frecuente, siendo una preocupación constante, sobre todo en época primaveral e hibernal. Su abordaje terapéutico desde un punto de vista más naturista tendrá muchos beneficios para nosotros, entre ellos la evitación de antibióticos y de efectos secundarios no deseados. 

Virus respiratorios, de vuelta cada invierno

Los principales causantes de patologías respiratorias serán los microorganismos patógenos, en especial los virus, los cuales los podremos combatir de forma efectiva con suplementos, allanando el terreno a nuestras defensas o atacando directamente al patógeno. Resfriados, gripes y faringitis serán de los más común. A continuación, encontramos las muy molestas alergias respiratorias, que llevan a vivir con ello a muchas personas una buena parte del año. Estas serán consecuencia de una respuesta inmune exagerada a elementos extraños, como polen, polvo y pelo de animal, principalmente. Para más información sobre alergias, pincha en el vínculo.

Remedios naturales para unas vías respiratorias sanas

Como productos antivíricos, antibacterianos o coadjuvantes, dispondremos de un amplio arsenal, a elegir según las prioridades del cuadro que padezcamos:

- Propóleo: Tiene múltiples efectos positivos. Principalmente es antibacteriano, y también parece ser que posee actividad regeneradora, antioxidante y antiinflamatoria.
- Aceites esenciales: Hay una gran variedad de aceites esenciales con poder antivírico, antibacteriano o incluso estimulador inmunitario. Su actividad antiviral, muy buscada por no existir muchos recursos contra estos patógenos, nos será muy útil en múltiples ocasiones. Entre ellos se suelen utilizar, el orégano, el árbol de té, la canela, la ravintsara, el laurel, y muchos más. En cuadros más complicados como faringoamigdalitis, donde los ganglios de la garganta se inflaman, o cuando se aprecian placas de pus, es muy recomendable utilizar orégano en cápsulas, con una actividad antibacteriana muy potente.
- Erísimo o hierba de los cantores: Usada tradicionalmente en afonía, contiene compuestos antisépticos, calmantes y protectores. Muy usado en asociación con propóleo y otros compuestos sinérgicos con este.
- Vitamina A: Estimula la regeneración de mucosas, dándose en tratamientos cortos con dosis altas. Es muy útil combinarlo con otros productos antisépticos.
- Equinácea: Estimulante inmunitario, utilizado tradicionalmente desde hace muchos años y con múltiples estudios que amparan su efecto. Nos ayudará a superar cualquier infección de una manera más rápida y efectiva, siendo recomendable el comienzo de su uso lo antes posible desde la aparición de los síntomas.
- Drosera: Utilizada por su efecto antitusivo, expectorante y antiséptico global. Comúnmente en asociación con otros compuestos en jarabes.
- Hongos: Siendo el reishi el más usado, son moduladores de la inmunidad. En tendencia marcada a las infecciones o infecciones complicadas serán un aliado perfecto. También útiles en alergias.
- Probióticos y prebióticos: Fundamentales como base para preparar el sistema inmune para las infecciones. Si la flora intestinal no se encuentra en equilibrio, afectará a nuestras defensas.

Consulta a nuestro personal si necesitas asesoramiento.

Buscador de homeopatía simple


Filtro

Catálogo