Filtrar por

Categorías

Categorías

Marca

Marca

Precio

Precio

  • 4,00 € - 134,00 €

Una infección es el proceso en el que un microorganismo patógeno invade a un hospedador y se multiplica pudiendo provocar daño o causando una enfermedad, Desde Coliseum te ofrecemos los mejores suplementos naturales para que puedas tratar todas tus infecciones leves.

Filtros activos

¿Qué es una infección?

Una infección se define como el proceso en el que un microorganismo patógeno invade a otro llamado hospedador y se multiplica pudiendo provocar daño, pudiendo causar una enfermedad.

Los organismos patógenos poseen ciertas características como: la capacidad de ser transmisibles, la adhesión a las células del hospedador, invadir los tejidos y la capacidad de evadir el sistema inmunitario del hospedador. 

Hay microorganismos que conviven con nosotros en diferentes tejidos (superficie interna del tracto digestivo o del aparato respiratorio, piel o mucosas) sin causarnos infección y protegiéndonos. El conjunto de estos microorganismos se llama microbiota

Las infecciones pueden ser además locales cuando afectan a un lugar concreto  o sistémicas, cuando la afectación está generalizada por todo el organismo.  La sepsis o septicemia es una afección médica grave, causada por una respuesta inmunitaria fulminante a una infección. 

El resultado de una infección dependerá de la virulencia del agente infeccioso, el número de organismos y del estado de nuestras defensas naturales.

Es por tanto fundamental que nuestro sistema inmunitario esté en plena forma para poder combatir cualquier patógeno que nos quiera infectar. 

Qué tipo de infecciones existen. 

Las enfermedades infecciosas se pueden clasificar por el tipo de microorganismo que las origina, por la vía de transmisión y por sus síntomas.

Hablaremos de infecciones bacterianas, víricas, parasitarias o fúngicas según el agente patógeno y de infecciones idiopáticas cuando se desconoce el agente causal de la infección.  Por otra parte, también es habitual clasificarlas en función del órgano o sistema al que afecta, por ejemplo, infecciones respiratorias, urinarias, gastrointestinales, etc.

Vías de transmisión de una infección

Es necesario, en primer lugar, que el agente responsable pase y entre en el huésped por una de estas vías de entrada: Vía digestiva (ingestión), Vía respiratoria (inhalación). Vía mucosa (Ejemplo: transmisión sexual), Vía cutánea, Vía placentaria (Ejemplo: rubéola).

La transmisión de un agente infeccioso puede ser directa o indirecta. 

La transmisión directa sería por contacto, mordiscos/ arañazos, transplacentaria o vía aérea. La vía aérea se caracteriza por no existir contacto directo, pero requiere una distancia mínima, que clásicamente se define como 1 m.

Dentro de la transmisión por contacto encontramos las infecciones de Transmisión sexual (Gonorrea, VIH/Sida, el virus del papiloma humano, sífilis ), por las manos (impétigo), por mucosas (enfermedad del beso), por alimentos (salmonella).... 

La transmisión indirecta se da cuando el contagio se produce con separación en el tiempo y el espacio entre la fuente infecciosa y el huésped y actúa a través de seres animados (animales o artrópodos) o inanimados (alimentos, agua, fómites). Si la transmisión se da a través de animales hablamos de zoonosis. 

Cuando se trata de infecciones adquiridas en el hospital se conocen como infecciones  nosocomiales.

Qué infecciones son las más frecuentes

Las infecciones que atendemos en la oficina de farmacia son infecciones leves. En el caso de que valoremos que el abordaje debe ser con fármacos que necesitan prescripción, aconsejaremos siempre al paciente una atención médica. 

Una de las infecciones que más nos consultan son las infecciones de orina. Ésta suele ser ocasionada por una bacteria llamada E.coli. 

Otras consultas frecuentes son las infecciones causadas por un hongo llamado cándida, las candidiasis. 

Las infecciones respiratorias de vías altas también suelen ser motivo de consulta sobre todo durante épocas de invierno; se trata normalmente del llamado resfriado común y es causado por diferentes virus. 

Las infecciones bucales en forma de aftas también son frecuentes consultas. 

Cuando dispensamos un antibiótico por prescripción médica como tratamiento a una infección bacteriana (nunca vírica), recomendamos la toma de un probiótico para contrarrestar la destrucción de flora bacteriana que ocasionarà el antibiótico. 

De esta manera estaremos evitando posibles problemas e infecciones secundarias.

Tratamiento infecciones leves desde la naturopatía

En nuestra  farmacia atendemos muchas consultas relacionadas con infecciones leves que podremos abordar desde la naturopatía ya que tenemos a nuestro alcance complementos alimentarios que podrán ayudar como antisépticos, antifúngicos o antiparasitarios.  

Dado que un factor determinante es nuestro  estado inmunitario a la hora de defendernos o atacar una infección, podemos hacer un abordaje desde la complementación favoreciendo nuestro sistema inmunitario. 

Disponemos también de la aromaterapia científica que puede ser una herramienta muy eficaz contra agentes patógenos, así como para aumentar nuestra capacidad inmunitaria. 

Una sinergia de plantas, bajo forma de extractos y esencias, puede ser un buen aliado para evitar o combatir una infección. 

Tenemos a nuestro alcance productos que combinan diferentes plantas con capacidad antiséptica, antiparasitaria y antifúngica.  Algunas de estas plantas son el tomillo, romero, ajo, pomelo, clavo, orégano, ravintsara. 

En relación a las enfermedades de trasmisión sexual hay un método fundamental y muy importante para evitarlas, que es el uso de profilácticos. 

Como sanitarios, promovemos su uso y ofrecemos una amplia gama de modelos, así como preservativos sin látex para aquellos que tengan alergia o para veganos. 

keyboard_arrow_down Seguir leyendo