INCIENSOS

El incienso ha sido usado desde hace miles de años con diferentes fines, pero principalmente su uso se ha vinculado a rituales espirituales o religiosos en diferentes culturas. Antiguamente su uso estaba vinculado a un alto estatus social, por lo refinado y laborioso de su elaboración. Hoy día podemos decir que está al alcance de todos, pudiendo armonizar nuestro hogar de forma agradable con inciensos de la mejor calidad. Sus aromas amaderados, junto con los aceites esenciales añadidos, generan olores que nos harán vibrar el alma, siendo excepcionales para momentos de relajación y meditación.

¿Cuál es su origen?

Los primeros datos encontrados respecto al uso de incienso es en el antiguo Egipto. De aquí parece ser que lo empezaron a importar desde oriente, donde se ha instaurado como un elemento esencial religioso. El auge del budismo y su uso en sus rituales de meditación aumento el uso de estas varillas, siendo el Tibet la región que acogió mejor esta práctica. De este pasaron a otras culturas y religiones orientales, como el budismo japonés o el hinduismo, derivados de la vertiente tibetana.

Fórmulas vibrantes

En su origen, se preparaba a partir de la oleoresina del árbol del incienso, propiamente dicho, y sigue siendo la primera fuente para su obtención, pero se pueden conseguir resinas de otras especies de la misma familia usándose con el mismo fin. La mezcla de este producto con diferentes plantas aromáticas y aceites esenciales, genera resultados de aromas intensos y pensados para diferentes situaciones.

Buscador de homeopatía simple


Filtro

Catálogo

filtros habilitados:
    Laboratorio