Filtrar por

Marca

Marca

Precio

Precio

  • 4,00 € - 36,00 €

Utilizar un tónico facial es fundamental para recuperar el pH de tu piel, además, te ayuda a eliminar esas impurezas que no logras eliminar con el simple lavado. No todos los que dedican un largo tiempo a cuidarse la epidermis del rostro saben para qué sirve un tónico. Este es un paso obligado entre la limpieza y la hidratación ya que, de otra forma, el tratamiento queda incompleto o, simplemente, no resulta tan efectivo como puedes llegar a creer. Para que sea idóneo, debes elegir aquel que contenga ingredientes de primera calidad, especialmente naturales, para dotar a tu piel de todos los beneficios.

Seguir leyendo

Filtros activos

¿Por qué necesitas un tónico para el rostro?

Un tónico es muy importante para la epidermis de tu cara porque permite eliminar cualquier bacteria o microorganismo, que puede alojarse en los poros de la piel, aún después del lavado habitual.

Muchas personas que se aplican únicamente agua en el rostro, no terminan de purificar esta zona tan importante. Sobre todo si sueles maquillarte, vas a necesitar un paso más para terminar de eliminar cualquier resto, a veces invisible para tus ojos.

Lo cierto es que el tónico debe ser el segundo paso hasta lograr un tratamiento completo de recuperación facial. Así, mientras que lo primero es limpiar la cara, el tercer paso corresponde a la necesaria hidratación, que devuelve a tu epidermis la suavidad que merece.

¿Cuáles son sus beneficios?

El primer beneficio, perfectamente perceptible, es encontrarte con un rostro saludable, con una sensación de frescura que, sin duda, se hará visible a cualquiera. Pero, lejos de verte más guapa, te sentirás rejuvenecida.

Al rehabilitar tu piel, también consigues calmarla, sobre todo si ha sido sometida a los ingredientes cosméticos. De esta forma, mejoras la circulación sanguínea, aunque antes debes tener en cuenta la selección del tonificador más adecuado para tu tipo de piel.

Una vez que consigues recuperar el pH, debes seguir el último paso, que es la correcta hidratación. Siguiendo todo esto conseguirás evitar que aparezcan antes de tiempo esos signos de la edad, más típicos en una piel poco cuidada.

¿Cómo debes aplicártelo?

Una vez que has realizado una limpieza adecuada, ayudándote de productos orientados a la misma, necesitarás un algodón en donde aplicar el tónico. Solo requerirá algunas gotas, que se serán suficientes para hacer una pasada suave del algodón por tu rostro.

Si haces pequeños movimientos en círculos, en forma de masaje, estarás activando la circulación sanguínea. Lleva este paso con tranquilidad y, una vez que hayas acabado, deberás esperar lo suficiente para que se termine de secar por completo.

Después, será adecuada la hidratación, con una crema especializada. Obviamente, este proceso, para que funcione, tiene que ser aplicado diariamente. Encuentra unos minutos cada día para mimar tu piel.

El tónico facial es un tratamiento rápido pero necesario para la salud de tu cutis. Si quieres retrasar los efectos de la edad y mantener tu piel suave y lisa, no te olvides de este segundo paso, entre el lavado habitual y la hidratación.

keyboard_arrow_down Seguir leyendo